marzo 2018

Pascuas

En estas Pascuas, desde la Asociación Civil Hombre Nuevo, los invitamos y nos invitamos a reflexionar sobre nuestra Fe, nuestro compromiso y nuestra actitud como cristianos. Para ello, tomamos la figura de Simón de Cirene, quien como muchos de nosotros, está en el camino por donde pasa el Señor y recibe un llamado a prestarle ayuda.

Simón de Cirene, volviendo de pescar se dirigía a su casa y en el camino se encuentra con aquella caravana que iba hacia el Calvario. Entonces fue obligado a cargar la Cruz de nuestro Señor, algo que al comienzo le produjo una cierta rebeldía para alguien que sentía que no tenía nada que ver con eso que allí ocurría.

De ese encuentro involuntario acompañando a Jesús y compartiendo el peso de la Cruz, Simón de Cirene comprendió que era una gracia poder caminar junto a Él y socorrerlo.

El misterio de Jesús le llegó al corazón.

Nosotros en nuestra vida cotidiana pasamos diariamente al lado de Jesús, representado en nuestros hermanos en situación de calle, en los niños a los que debemos apoyar para que puedan crecer con valores, en las heridas que sufrimos como sociedad. Y a veces tratamos de no verlo, de ignorar esas realidades, de no seguir a esa caravana.

Por otra parte, también muchos de nosotros aceptamos ayudar a Cristo con su Cruz y nos disponemos a alcanzar un plato de comida, colaborar con un niño, apoyar a un anciano. Unidos en las Obras de nuestra Asociación podemos ayudar a cargar la Cruz de los más necesitados.

Jesús nos dice: «El que quiera venir conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga»; por eso, como Simón de Cirene, cada vez que amparamos a quienes más sufren, ayudamos a cargar la Cruz de Cristo.

Unidos por las obras en el Inst. Juan Pablo II

Este 8 de marzo de 2018 se realizó el corte de cintas de las nuevas aulas del Instituto Juan Pablo II con la presencia de integrantes de las distintas obras de la Asociación Civil Hombre Nuevo.

En un emotivo encuentro, se inauguró este 8 de marzo un nuevo edificio en nuestro Instituto Juan Pablo II, donde junto a las autoridades, docentes, alumnos y familiares de la Institución, estuvieron presentes, el  presidente de la Asociación Civil Hombre Nuevo, Miguel Cavatorta, su coordinadora general Norma Salinas y voluntarios y asistentes de Peregrinos, Hogar el Buen Samaritano, Club Juan Pablo II y Promoción Humana.

Unidos por el acto, todos los que formamos parte de Hombre Nuevo, encontramos en estos momentos fuerzas para renovar nuestra misión de “facilitar la promoción de las personas, con preferencia por los más pobres”.

El nuevo edificio del Instituto Parroquial Juan Pablo II, cuenta con seis amplias aulas, baños para varones, mujeres y discapacitados, además de un área para administración. Está previsto además, que a medida que sea posible y necesario, se podrán agregar dos nuevas plantas de similares características y espacio. Es de destacar la calidad constructiva de las nuevas instalaciones que serán la sede del nivel secundario de la institución y cuentan con 800m2  aproximadamente.

Desde hace poco más de 10 años, en las viejas instalaciones de Radio María, voluntarios y vecinos del Barrio Ampliación Primero de mayo dieron inicio al actual `Instituto Juan Pablo II´. “se comenzó a trabajar para crear el Instituto, reuniéndonos casi todos los días, visitando a los vecinos del barrio casa por casa y con el esfuerzo de todos: Padres, abuelos y la guía de voluntarios se arreglaron las que iban a ser las primeras aulas. De a poco fueron apareciendo los chicos”, contaron las madres Mónica Vega y Maribel Soler que representaron a los familiares en el acto.

Eso que hace 10 años solo era un sueño hoy es una realidad de casi 700 alumnos en los dos turnos y los tres niveles. “La escuela es una oportunidad de cambio para cada uno de ustedes, para la institución y para el barrio, y a medida que ustedes mejoren y crezcan en formación  y valores,  también lo estarán haciendo por ustedes y sus familias, por nuestro Instituto y por el barrio”, afirmó Miguel Cavatorta a su turno.

Como Organización, en Hombre Nuevo comprendemos que la escuela es un lugar de bienvenida, donde tratamos de transmitir el mundo a los jóvenes y adolescentes, nuestros valores cristianos y proponemos la alegría del encuentro entre generaciones permitiendo compartir la herencia de nuestros valores y costumbres, así como el conocimiento, para modificar el medio en que vivimos y posibilitarnos nuevas oportunidades.

Con una oración especial a San Juan Pablo II, cerró el acto que incluyó una bendición a las obras por parte de todos los presentes.