Academia de Baile 2017


“El artista vive una relación peculiar con la belleza.
En un sentido muy real puede decirse que la belleza
es la vocación a la que el Creador
le llama con el don del talento artístico”.

SAN JUAN PABLO II

El Club Juan Pablo II viene con nuevas propuestas para este 2017.  El objetivo es promover y acompañar el desarrollo integral del niño en edad escolar. Haciendo énfasis en el aspecto físico y artístico como así también en su entorno social, interpersonal e intra familiar.

El baile es un buen recurso para estimular el desarrollo físico, psíquico y emocional del niño.

Son movimientos que les provoca placer y suelen ir acompañados de una sonrisa. Favorece la coordinación, la memoria y la concentración.

Desde el punto de vista social, les ayuda a desinhibirse, a hacer nuevos amigos y a una mayor sociabilización.

Nunca hay que planteársela como una obligación. Tanto la música como el baile deben formar parte de un aprendizaje lúdico. De otro modo el niño podría desarrollar cierto rechazo hacia este estímulo, privándose así de los muchos beneficios que puede reportarle.

Dentro de la Academia de Baile se dará: Jazz, Salsa, Folklore e Iniciación de Baile.

A continuación haremos una breve descripción de las características favorables de algunos tipos de baile.

  • El Jazz es un cántico, una puerta abierta a las emociones. Es sentimiento. Es vital, enérgico, libre, dinámico. También relajante, reflexivo. El jazz ayuda a los niños a expresar lo que sienten, con libertad, sin barreras. Según la UNESCO, quien decidió que el 30 de abril se celebraría el Día Internacional del Jazz, el Jazz es símbolo de Paz, de unidad. Transmite valores fundamentales a nuestros hijos.
    El jazz incide directamente sobre el estado de ánimo. Es una forma de decir a tu hijo: “eh, puedes decir todo lo que sientes. Puedes quejarte, reír, llorar, gritar. Eres libre. No guardes tus sentimientos bajo una coraza”. El Jazz, todo un maestro (musical), sin duda, de la vida.
  • El folklore además de ayudar a recordar nuestras raíces, permite a los niños dominar su espacio, respetar el de los demás y aprenden sobre lateralidad; es decir, desplazarse de izquierda a derecha y de atrás hacia adelante.
    El niño aprende a dar vueltas, tener una postura erguida y correcta, fortalece los lóbulos izquierdo y derecho del cerebro y aprende a respetar la cultura nacional desde edades tempranas.
  • Las clases de iniciación de baile infantil están dirigidas a niños de entre 3 y 5 años. Tienen como objetivo iniciar a los más pequeños en el mundo de la danza de forma lúdica, mejorando su elasticidad, su sentido del ritmo, su psicomotricidad, sus habilidades sociales y capacidad de trabajar en conjunto así como conocer los diferentes estilos musicales.

¡Los esperamos para poner en Movimiento los Valores!