“Aprendiendo habilidades sociales para la vida”

Teniendo en cuenta la Misión de nuestro Club Juan Pablo II “Acompañar el desarrollo Integral (bio-psico-socio-espiritual) de niños, adolescentes y jóvenes a través del juego y el deporte como puntos de partida” desde el Área Social se comenzó a trabajar desde el año 2017, de manera articulada, con la Fundación ICTUS con Talleres psico-educativos, dictados por equipo de profesionales en psicología de la mencionada fundación. Dirigidos a las categorías más pequeñas de nuestro Club.

Fundación Ictus:

Dicha Fundación es una organización cordobesa que desde el año 1998 se dedica a acompañar a familias en la crianza, promoviendo vínculos afectivos y seguros que lleven a una convivencia sana y agradable. Apuntan a favorecer la salud psicosocial de padres, madres, cuidadores, niños, niñas y docentes con el apoyo de profesionales especializados en familia y educación emocional. Está dirigido a padres, madres, cuidadores, niños, niñas y docentes, en instituciones escolares y de salud.

Objetivo de los Talleres Psico-educativos:

Brindar un aporte significativo en la regulación emocional de los niños, fomentando la adquisición de valores y promoviendo el desarrollo de habilidades inter-personales.

¿En qué consisten los talleres?

En cada taller se desarrolla una temática diferente (Derechos y  Deberes de los niños, emociones positivas, emociones negativas, comunicación verbal y no verbal, autoestima, estilos de conducta etc.) que es abordada a través del juego y la recreación como así también se da espacio a la reflexión favoreciendo la incorporación paulatina de ciertos valores y habilidades sociales en cada niño.

Metodología utilizada

Es preciso destacar que en cada Taller utiliza la técnica del “pistero” (una especie de libro con páginas de papel afiche dónde se detallan lo que sucede en cada encuentro), una herramienta clave para  el registro de emociones, pensamientos, actitudes de los chicos relacionadas con la temática que se trabaja en cada encuentro, a fin de que los niños puedan comprender, internalizar y  poner en práctica  lo reflexionado.

Desde el primer Taller se establecieron ciertas consignas y normas de convivencia buscando generar un espacio para que puedan compartir entre ellos y conocerse, donde a cada uno se lo llama por su nombre, se lo escucha y respeta sus opiniones.

Se genera con los chicos vínculos de empatía y confianza para crear un clima propicio dónde se sientan cómodos y distendidos, haciendo hincapié en el reconocimiento del otro como un ser valioso en sí mismo.

Al finalizar cada taller, conjuntamente con el Equipo de la Fundación Ictus, se trabajan algunos aspectos relevantes que surjen en el desarrollo del encuentro, pudiendo de esta manera identificar ciertas actitudes particulares y cambios significativos  en el comportamiento de algunos chicos, que pudieran llegar a significar casos emergentes para un abordaje social particular.

Consideramos muy enriquecedora esta experiencia y la oportunidad de poder trabajar en conjunto promoviendo el desarrollo integral de los niños que asisten al Club, ya que los talleres contribuyen a brindar un aporte significativo en la regulación emocional de los niños, fomentando la adquisición de valores y promoviendo el desarrollo de habilidades inter-personales.

Queremos resaltar el modo en que los chicos a través del juego y la recreación fueron de a poco incorporando y reforzando ciertos valores, y cómo esta dinámica lúdica contribuyó a  que  haya un clima favorable para que aprendan a comunicarse de diferentes maneras con sus pares. Fue importante que desde el primer taller se establecieran ciertas consignas y normas de convivencia buscando generar un espacio para que puedan compartir entre ellos y conocerse, dónde a cada uno se lo llama por su nombre, se lo escucha y respeta en lo  que cada uno expresa. Cabe agregar a ello la capacidad de los profesionales de ICTUS de generar con los chicos una empatía y confianza inmediatas creando un clima propicio para que se sintieran cómodos y distendidos. Ya que se hace hincapié en el reconocimiento del otro como un ser valioso en sí mismo. De este modo, con el transcurso de los talleres fue notoria la soltura y motivación con que los chicos se animaron a expresar sus emociones.

Es preciso destacar lo valioso de la técnica implementada en todos los talleres relacionada con la utilización del “pistero”, una herramienta clave en el registro de emociones, pensamientos, actitudes relacionados con la temática trabajada en cada taller a través de los juegos. Fue de mucha utilidad esta técnica, que permitía reflexionar sobre ciertos aspectos de la temática abordada (Derechos y  Deberes de los niños, emociones positivas, emociones negativas, comunicación etc) a fin de que los niños puedan comprender, internalizar y  poner en práctica  lo reflexionado.
Desde nuestra Asociación Civil, ante los resultados positivos observados en este tiempo con estas categorías más pequeñas, consideramos fructífero contar con la continuación de estos talleres, en la segunda etapa del año, para afianzar lo internalizado y profundizar en nuevas habilidades en el niño.

Gracias a la Fundación ICTUS porque unidos podemos trabajar con objetivos que aportan al crecimiento y desarrollo del niño.