Obras

El trabajo de Hombre Nuevo

Quienes trabajan en Hombre Nuevo son voluntarios, es decir, personas que dedican desinteresadamente su tiempo, aptitudes, compromiso y/o bienes al servicio de la comunidad y  a la construcción de la civilización del amor.
Para desempeñar dicho rol la persona debe poseer ciertos conocimientos, aptitudes y rasgos de personalidad y espiritualidad. Entre las competencias que debe reunir se destacan la actitud de servicio, humildad, sencillez, caridad pastoral y el trabajo en equipo.

Las obras de evangelización, promoción humana y servicios que llevan adelante los voluntarios de Hombre Nuevo, son:




Peregrinos

Es un equipo de voluntarios capacitados que visitan diariamente a personas en situación de calle, asistiéndolos y brindándoles contención, apoyo y seguridad para que abandonen dicha realidad, integrándose a una vida digna.
Con la obra Peregrinos buscamos asistir a nuestros hermanos “Mas Pobres entre los Pobres” que viven de manera permanente en la calle, y están, preferentemente, dentro de la jurisdicción del microcentro de Córdoba y que por una imposibilidad Física, Psíquica o Social, no pueden asistir diariamente a desayunadores, comedores y/o merenderos o alguna otra Institución que les brinde ayuda.

¿Cuáles son nuestros objetivos?

El objetivo del servicio es asistir a una cantidad fija de población, a fin de ir generando con cada uno de ellos, un vínculo de confianza que nos permita en el tiempo trascender la necesidad primaria de alimentación y comenzar a abordar otros aspectos que hacen a su Dignidad y Promoción Humana (higiene, salud, vivienda, vínculos familiares, etc.)

¿A quienes está destinado?

Está destinado a Hombres y Mujeres que viven de manera permanente en la calle, que presentan una imposibilidad física, psíquica o social que no les permite poder valerse por sí mismos en la búsqueda de una solución a su problemática.



Hogar Buen Samaritano

Cuando pensamos en la manera de Dar Respuesta  a las distintas situaciones que se nos presentaban, encontramos Denominadores Comunes,  que van más allá de las necesidades de asistencia concretas e inmediatas (alimentos, ropa, un techo, etc.). Estos denominadores  son: Necesidad de Recibir y Dar Amor, necesidad de Presencia  (afectiva y efectiva), necesidad de valoración, de ocupar el tiempo en alguna tarea, etc.
Es por eso que al denominar esta obra, pensamos en un “Hogar”, “Hogar El Buen Samaritano” en el que todos los aspectos considerados anteriormente puedan encontrar una expresión concreta y ser abordados y acompañados de manera integral.
Es un hogar de puertas abiertas ubicado en Obispo Clara 277, Barrio San Martín, que alberga a aquellas personas-que gracias al trabajo de los peregrinos-, deciden abandonar la situación de calle. Allí reciben atención de salud, de sus adicciones, laborterapia y se les brinda afecto. Los voluntarios que trabajan en el Hogar cumplen diferentes funciones y roles, a saber:

  • Acompañantes terapéuticos: quienes comparten tiempo con los residentes, escuchándolos y los acompañan a rehacer sus vínculos familiares.
  • Laborterapia: el objetivo que persiguen los voluntarios del Hogar es compartir el trabajo manual e insertarlos en proyectos existentes.
  • Mantenimiento: les enseñan a realizar las tareas de mantenimiento en materia de electricidad, limpieza, jardinería, etc., de tal manera de colaborar con el Hogar donde viven.
  • Recreación: existe un grupo de voluntarios cuya función es coordinar salidas y eventos de esparcimiento y recreación.

¿Cuáles son nuestros objetivos?

Asegurar para ellos la satisfacción de las necesidades básicas: Alimento, Vivienda y Asistencia Médica permanente (física y psiquiátrica).
Acompañar de manera integral, desde la Presencia Afectiva y Efectiva la permanencia de cada uno de ellos en el Hogar. Considerando todas las dimensiones de la persona (bio-psico-socio-espiritual)

¿A quienes está destinado?

A Hombres y Mujeres, con los que se ha gestado un vínculo a partir de las visitas cotidianas, desde la tarea de servicio que se desarrolla en la calle, por el equipo de Peregrinos. Constatando que: viven en dicha situación, sin posibilidades de valerse por Sí Mismos, ya que padecen de alguna afección Física, Psíquica y/o Social, carentes de un contexto familiar ó comunitario de contención.

 





Club Juan Pablo II

En un predio de 14 hectáreas ubicado en el Club Fiat –zona sur de la ciudad de Córdoba-construimos un espacio recreativo de esparcimiento y contención para que niños y jóvenes se formen en valores a través del juego. Desde una mirada integral también incluimos apoyo escolar para fomentarlos y acompañarlos en educación, prevención y salud. Utilizamos el juego y el deporte como herramienta estratégica ya que constituyen un motor fundamental desde el cual trabajar y abordar una verdadera transformación personal y social.

Objetivos generales

“Acompañar el desarrollo integral (bio-psico-socio-espiritual) de niños, adolescentes y jovenes  a través del juego y el deporte, como puntos de partida, a fin de intervenir en problemáticas tales como adicciones e inseguridad, mejorando las condiciones de convivencia desde una pedagogía del encuentro”.

Dimensiones TRANSVERSALES de la propuesta

  1. Deportiva – Recreativa
  2. Pastoral
  3. Social
  4. Educativa

Objetivos específicos

  • Trabajar en la inclusión social a través de un espacio recreativo, de contención y esparcimiento, en el que niños, adolescentes, jóvenes y sus familias; compartan valores.
  • Favorecer un abordaje social integral del niño, adolescente o joven, y su familia a fin de personalizar su situación emergente, necesidades sentidas, potenciales existentes, etc.
  • Prevenir, detectar, abordar y acompañar situaciones de Adicción de los distintos actores sociales que conforman la Institución (niños, adolescentes, jóvenes, padres, formadores, empleados, etc.)
  • Propiciar espacios sostenidos de motivación para el estudio y la capacitación en oficios.
  • Gestar una Comunidad Saludable desde la “Pedagogía del Encuentro”, en donde la relación con la naturaleza y el descubrimiento de nuevos modos de vincularse, contribuyan a acrecentar la valoración de sí mismo, de los otros/as y del medio ambiente.

¿A quienes está destinado?

Niños, adolescentes, jóvenes y sus familias. Particularmente aquellos que se encuentran en situación de alta vulnerabilidad y riesgo social.

 





Instituto Parroquial Juan Pablo II

El arribo de la Asociación Civil al colegio marcó el inicio de una etapa de reconstrucción comunitaria del proyecto educativo, centrado en una pedagogía del encuentro. Buscamos formar un hombre nuevo del cual Jesús es el modelo acabado. Nuestro colegio es un lugar de encuentro de relaciones nuevas en solidaridad, que asimismo anuncia, celebra y es testimonio de la vida de Jesús; donde se valora y evangeliza desde lo social y cultural. Somos la primera Asociación Civil en llevar adelante una escuela parroquial y la base de la misma es formar integralmente al hombre, ya que surge de su expresión de ser realidad evangelizadora, revalorizando y respetando los derechos humanos.

El Instituto Juan Pablo II atiende 300 alumnos de nivel inicial, primario y desde el 2015 y por demanda de la propia comunidad el nivel secundario. La amplia zona que atiende la escuela se caracteriza por carencia de servicios básicos en algunos sectores, dificultades con el transporte, y una realidad social donde es moneda corriente la violencia familiar, la droga y la delincuencia. Muchos de los adultos no han concluido se  educación básica. La institución educativa se caracteriza por brindar un servicio de educación integral, buscando promover todas las dimensiones de los niños/as y adolescentes, sólida formación académica, pero desde abordajes que atiendan las dimensiones psicológica, social, y trascendente de la persona humana, a fin de brindar herramientas y oportunidades  que les permitan superar su situación inicial adversa y accediendo al mundo del conocimiento lograr su desarrollo pleno.

Pero la realidad del contexto ya enumerada exige desarrollar acciones que van más allá de lo formal, por lo que se sostienen acciones en el ámbito del arte, la comunicación,  el acceso a la tecnología, y el deporte. Es en estas acciones donde la propuesta desarrollada en el Club Juan Pablo II adquiere relevancia. Dicho proyecto incluye no solo a los alumnos del Instituto Juan Pablo II sino también alumnos de otras instituciones públicas de la zona, y  niños/as y adolescentes que han abandonado el ámbito escolar. Se pretende que encuentren  allí un ámbito de integración y promoción humana y social.


Otras actividades

  • Feria Americana: Es una actividad mensual  donde canalizamos donaciones de ropa y objetos, con el propósito de obtener fondos para  el mantenimiento de nuestras obras.
  • Voluntariado: Son aquellas personas interesadas en formar parte de nuestro equipo de Voluntariado, quienes son capacitados para desarrollar actividades y prestar servicio en las distintas áreas: peregrinos, voluntarios del Hogar, cocineros, área de salud, administración, actividades de fondeo, recreación.