Hogar El Buen Samaritano

Hogar el Buen Samaritano: nos dejó Carlos, para ir a la casa del Padre.

El querido Carlos Córdoba, nos dejó ayer a sus 65 años luego de compartir con nosotros las últimas etapas de su vida. Una vida dura, a la que logró cambiarle el rumbo con mucho esfuerzo para superar el dolor.

Carlos, nació y creció al margen de casi todo, y lo que no pudo vivir como niño en una escuela lo pago en la cárcel durante largo tiempo, lo que le dejó el rostro marcado por las huellas del dolor. Era serio, y aunque a veces reía, se mostraba un poco gruñón a pesar de que estaba pasando una etapa muy importante de su vida, ya que había logrado escolarizarse e integrarse en nuestro Hogar.

Hace un tiempo en una nota en La Voz del Interior contó, un poco de sus penurias. Sin embargo, cada día que pasaba, su integración era mayor con cada uno de los que viven en el Hogar el Buen Samaritano.

Vivió en los hogares María Justa, Padre Hurtado y desde hace tres años vivía con nosotros, donde según afirmaba encontró “a su familia”.

A nosotros nos queda la alegría de haber compartido con él, muchos aprendizajes;  también haberle ofrecido nuestro acompañamiento en todo este tiempo y nos alegramos que pudiera retomar los lazos con su hermana, hermano y sobrinos en ese proceso de integración social que se animó a recorrer.

Referencia: http://bit.ly/Carlos-Cordoba

Asociación Civil Hombre Nuevo

Hogar El Buen Samaritano

Una respuesta para los hermanos en situación de calle.

Cuando evocamos un hogar nos remontamos a un lugar alrededor del fuego, al calor donde se prepara la comida, a una reunión familiar, a la sensación de calma y protección que dá el estar juntos.

Por eso, para dar respuesta a los hermanos que viven en situación de calle, y que deciden retornar a la contención de una casa tras la intervención de nuestros Peregrinos, pensamos en un Hogar. El Buen Samaritano es ese espacio creado por la Asociación Civil Hombre Nuevo para dar acompañamiento integral a nuestros “abuelos”.

El Buen Samaritano es un Hogar de puertas abiertas ubicado en Obispo Clara 277 de Barrio San Martín, entregado en comodato por el Arzobispado de Córdoba, que alberga a 11 “abuelos y abuelas” a los que se les ofrece atención de salud, de sus adicciones, laborterapia, en un marco de afecto y contención.

El Hogar cuenta con la colaboración de voluntarios que desarrollan tareas de acompañamiento terapéutico, y que comparten su tiempo con los residentes, a quienes escuchan y ayudan a rehacer sus vínculos familiares. También los apoyan en la realización de trabajos manuales para el mantenimiento del Hogar. Jardinería, limpieza, electricidad, son algunas de las tareas diarias, junto a laborterapia y actividades de recreación.

El Hogar El Buen Samaritano intenta satisfacer las necesidades básicas desde el punto de vista físico, social, psicológico, y espiritual de los residentes. Como en la parábola del Evangelio, se trata de ayudar a ese prójimo que fue encontrado golpeado y maltratado en el camino, para que se reponga y continúe con una vida digna.

Balance Social 2016: Hogar El Buen Samaritano

El Hogar el Buen Samaritano, es un espacio de contención, abordaje y acompañamiento integral para personas “no autovalentes” en situación de calle.

En el  2016,  tuvimos la alegría de recibir a Felipe y Domingo,  quienes fueron recibidos con mucha alegría por los diez abuelos que ya se encuentran en el hogar, junto a todos los voluntarios que ofrecen su servicio en esta obra. A su vez, dos abuelos están en el marco de un proceso de “Cocimiento” y “adaptación” para quedarse a vivir en la casa.

A lo largo del año, se incorporaron 7 voluntarios que se suman a los 13 que desempeñan su labor en el área de cocina, 3 en el área de compras y proveeduría y los 7 que desarrollan el área de Laborterapia (método de terapia que pretende por medio de la actividad y la ocupación, mantener, reeducar y rehabilitar los aspectos físicos cognitivos y sociales del individuo). El Colegio San Jerónimo (6° año) , la Universidad Siglo XXI (cátedra de Práctica solidaria), Colegio Nuestra Señora de las Nievas y el Inst. Dr. Domingo Cabred (carrera de Psicopedagogía), también  colaboraron con esta terapia. 

Uno de los objetivos del proyecto es acompañar de manera integral, desde la “Presencia Afectiva y Efectiva” la permanencia de cada uno de ellos en el Hogar, considerando todas las dimensiones de la persona (bio-psico- socio-espiritual). Es por eso que a los voluntarios, se suman 5 caseras y 1 acompañante terapéutico para coordinar el área de “Salud Integral” del Hogar.

En el 2017, anhelamos brindarle hospedaje permanente a los abuelos que se encuentran en periodo de adaptación, como así también a otros dos abuelos que se encuentran en lista de espera ¡Vamos por más!