Balance Social 2016: Club Juan Pablo II

En 2016, desde el Club Juan Pablo II, enfocamos nuestras actividades deportivas hacia  un abordaje integral y socioeducativo de niños y jóvenes que asisten, en sintonía con la misión de la Asociación Civil Hombre Nuevo, de la cual somos partícipe.

Las actividades iniciaron en febrero en torno a dos propuestas: Liga Cordobesa de Fútbol, como Talleres – filial Juan Pablo II y Escuelita Deportiva Juan Pablo II, donde niños y jóvenes podían optar por distintas actividades tales como Hockey, Fútbol, Tenis,Básquet, Judo y Free Dance.

Creemos en la importancia de acompañar el desarrollo integral (bio-psico y socio espiritual) de niños, adolescentes y jóvenes a través del juego y el deporte, como así también gestar una Comunidad Saludable desde la “Pedagogía del Encuentro”, en donde la relación con la naturaleza y el descubrimiento de nuevos modos de vincularse, contribuyan a acrecentar la valoración de sí mismo, de los otros/as y del medio ambiente.

El equipo de acompañamiento estuvo integrado por las siguientes áreas:

  • Social: conformada por una Trabajadora Social, un Operador comunitario, una persona a cargo de lo administrativo-Social.
  • Deportiva: conformada por los profesores a cargo de las actividades.
  • El área Administrativa y de Mantenimiento.

Además de contar con 10 voluntarios: 3 en el área Social,  6 en Apoyo Educativo,  1 acompañante en la disciplina deportiva de tenis.

 

Todos los miembros de la comunidad a cargo del proyecto trabajaron en pos de implementar la propuesta desde una visión  transversal en referencia a lo Deportivo-Recreativo, Pastoral, Social y Educativo.

Teniendo en cuenta la importancia de una formación ya no solo del niño que asiste a las actividades sino también de su familia, el área social realizó 218 entrevistas desde las que se buscó generar una primera instancia de diálogo con  ellos, contribuyendo a que conozcan la Misión de la Institución y se sientan motivados a participar de manera activa en esta propuesta.

Estas intervenciones nos permitieron acompañar problemáticas de escolaridad (con la ayuda del equipo de apoyo escolar), salud (en relación a temáticas relacionadas con la promoción de una alimentación saludable y buenos hábitos alimenticios), económicas (posibilidad a los papás y/o tutores de realizar trabajo voluntario como forma de pago de la cuota mensual), entre otras.

En números:

  • 220 familias de manera sostenida, fueron parte del proyecto.
  • 12 papás realizaron trabajo voluntario.
  • El área social concretó el seguimiento de 99 casos.

En este 2017 seguiremos con esta propuesta que busca acompañar niños, adolescentes, jóvenes y sus familias. Fundamentalmente aquellos que se encuentran en situación de “alta vulnerabilidad” y “riesgo social”, con  el foco puesto en la educación en valores.