La Feria Americana suma su apoyo para sostener a Hombre Nuevo.

Como todos los meses, la Feria Americana abre sus puertas durante dos días para ofrecer un espacio que permite comprar ropa en buen estado y colaborar a sostener las Obras de la Asociación.

Este jueves 13 y viernes 14 de julio la Feria Americana de Hombre Nuevo abrió sus puertas, y como ocurre siempre, una multitud de personas se acercaron a elegir prendas para ellos y sus familiares, en buen estado y a costos accesibles. “Esto no es un negocio, aquí lo importante es el acto solidario de quien compra, por eso las prendas tienen un precio más relacionado a la acción de ayudar, que al valor material de las mismas”, señala Roberto, al ser consultado por el monto de la ropa que está en las mesas y que los visitantes levantan, miran y eligen.

Roberto es el responsable de coordinar a los 25 voluntarios que mes a mes se convocan para organizar las prendas y atender a quiénes se acercan al lugar a buscar algo que les sea de utilidad. Para quienes no conocen este espacio, al entrar al salón se sorprenden por la cantidad y diversidad de gente que con su compra, ayudan a los más necesitados.

Esta acción de los voluntarios es posible gracias al corazón solidario de muchas personas de todo el país que entregan ropa para este fin, en Radio María. También se lo puede hacer a través de Hombre Nuevo, o en el propio lugar, pero siempre bajo el control de sus organizadores.

Lo importante, es que la Feria Americana de Hombre Nuevo, suma su grano de arena para sostener las obras: Peregrinos, Hogar el Buen Samaritano, Instituto Juan Pablo II y el Club Juan Pablo II. La misma, se realiza en Obispo Trejo 219, frente a la Iglesia de la Compañía de Jesús. Un lugar donde se hace evidente este circuito solidario que comenzó en 2008, y cada día crece más.