Obra Peregrinos

“Obra Peregrinos” más que un servicio, es una experiencia.
Este proyecto específico de servicio, consiste en brindar un plato de comida a las personas en situación de calle y desde allí, asistir a nuestros hermanos “MÁS POBRES ENTRE LOS POBRES”. Está destinado a aquellos que viven de manera permanente en la calle, y los encontramos, preferentemente, dentro del microcentro de la Ciudad de Córdoba y que por una imposibilidad, PSÍQUICA O SOCIAL, no pueden concurrir diariamente a desayunadores, comedores y/o merenderos o alguna otra Institución que les brinde ayuda y albergue.
Lo que se busca…
El objetivo del servicio es asistir a una cantidad fija de personas en situación de calle, a fin de ir generando con cada uno de ellos, un vínculo de confianza que nos permita en el tiempo trascender la necesidad primaria de alimentación y comenzar a abordar otros aspectos que hacen a su DIGNIDAD y PROMOCIÓN (higiene, salud, vivienda, vínculos familiares, etc.).
Este servicio tiene características propias del Evangelio, y por tanto sus parámetros se diría que son contraculturales. Cuando el mundo de hoy pide eficacia, eficiencia, efectividad y rapidez; en Peregrinos somos muchas personas asistiendo a ‘una’ durante mucho tiempo, y los resultados pueden tardar muchos años en verse.
El propósito de los peregrinos va más allá de un simple asistencialismo y busca abordar de modo integral a las personas. Comenzando con un plato de comida, se produce el encuentro, se intenta conocer y comprender a la persona que se está visitando. Y en cada ronda, al tener éstas continuidad en el tiempo, se va generando la confianza necesaria para que la persona asistida tome la decisión de ponerse de pie y salir de la calle. La búsqueda de Los Peregrinos es ir acompañando este proceso.
Quizá una persona tarde años en dar el paso de salir de la calle pero al hacerlo, se genera una gran alegría en toda la Obra ya que se han gestado entre asistidos y voluntarios lazos de Amistad duraderos y fructíferos.
Por eso el lema de los Peregrinos es: Cambian sus Vidas, Transforman las nuestras“. Porque una vez que se sale a la calle ya nada vuelve a ser igual. La mirada se nos amplía y podemos ver con nuevos ojos a ‘los descartados’ de la sociedad.
En palabras de un voluntario de Peregrinos, el camino del Peregrino es un camino largo, no es efectista, no es cómodo. Pero es un camino de mucha profundidad”.
En Peregrinos cuenta más ‘lo pequeño que lo masivo’. Y esas pequeñas historias dejan huellas imborrables y experiencias que se llevan para siempre en el corazón.