Trabajo

Trabajar comunitariamente junto a otros, priorizando la ayuda mutua, asumiendo las decisiones colectivas como propias.

Buscar con sinceridad las potencialidades y fortalezas de cada uno de los que trabajamos en Hombre Nuevo porque es allí donde florecerán nuestros mejores logros.

En la gestión de lo humano descubrimos un proceso de crecimiento en la santidad a partir de la misión, que en Hombre Nuevo lo recibimos y entendemos como un don de Dios, que se identifica con los más pobres y nos invita a Amarlo en ellos. En el amarlo se produce el fenómeno de cambio y transformación, cuyo denominador común es la conversión.

Jesús, dijo: ‘Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Más entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor’. Mateo 20: 25-26